Inscríbase para recibir nuestro newsletter mensual

Enviar
(* Campos obligatorios.)
images/banners/banner-catalogo-en-lineaespmouseover.jpgimages/banners/banner_representadas-esmouseover.jpg
Seleccione la música que desea escuchar mientras visita nuestro sitio

Notice: Undefined index: HTTP_REFERER in /home/bedit13/public_html/sections/obras/ver-obra.php on line 18

Canto a la noche, sin opus (1969)
- Nocturno para orquesta

Duración: 7 minutos

Orquestación: 3(III= Piccolo).2.3(III= Piccolo).3(III= Contrafagot) - 2.2.2.0 - - Timbal - Tam-tam - Platillo suspendido - Bombo - 3 Campanas - Glockenspiel - Arpa - Piano - Cuerdas.

Tipo de Obra: Orquesta

Pedir Obra

Estreno Mundial: la primera audición de Canto a la noche estuvo a cargo de Juan Carlos Zorzi y la Orquesta Sinfónica Nacional en 1967.


Movimientos:

  • Lento, contemplativo
  • Cantabile
  • Adagio fantástico

 

Editor original: BARRY EDITORIAL. Representantes exclusivos para todo el mundo.

Comentario:

Así hablaba Zarathustra, el texto del escritor, filósofo y también compositor Friedrich Nietzsche  (1844-1900) inspiró a diversos compositores. Está por supuesto el poema sinfónico de Richard Strauss y casi contemporáneamente, figura el lied que forma el cuarto movimiento de la Tercera Sinfonía de -Gustav- Mahler (1896). Precisamente el fragmento elegido por el autor austríaco y referido a l nocturnidad guarda estrecha relación con la obra del compositor y director de orquesta argentino Bruno D'Astoli que se escucha en esta ocasión.

 

Basándose en las siguientes líneas, el autor compuso primero un Nocturno para piano:

"Es de noche: ya se levantan todos los cantos de los amantes; también mi alma es un canto de amor".

 

No era de extrañar que las sugerencias nocturnales tentaran después al compositor a efectuar una traslación de su Nocturno a la orquesta. Como Debussy, Bartok y tantos otros autores del siglo XX, las posibilidades tímbricas del sinfonismo –que admite no solo la totalidad de la orquesta sinbo infinitas combinaciones camarísticas- debe haberle parecido a D'Astoli una manera más adecuada de concretar las sugerencias del bello y perturbador texto.

 

La breve composición, la primera de su autoría en darse a conocer en conciertos sinfónicos en nuestra ciudad, está dispuesta en tres secciones. El primer tramo -Lento, contemplativo-  emplea una red motívica de breves fragmentos que recuerdan las texturas de Debussy, aunque la armonía empleada trata de evitar centros tonales definidos. Pero para D'Astoli la nocturnidad puede ser algo más que la visión de lo apacible, y por ello una transición en instrumentos graves inaugura un clima más inquietante, dentro del cual emerge una idea lírica de gran potencia. El conflicto que se establece entre esto enunciados es terciado -¿mediado?- por el retorno de la idea del comienzo.

 

Un Adagio fantástico integra el tercer sector. Parte del clima inaugural retorna pero incluyendo ahora el Cantabile del tramo central. La obra se extingue suavemente y de esta manera, podría decirse, el compositor encuentra una manera de integrar aquellos estilos de principio de siglo, en apariencia tan opuestos -impresionismo, expresionismo- que sin embargo le cantaron a la noche con el mismo fervor, aunque con diferentes resultados de lo que lo hicieron sus antecesores románticos.

 Julio Palacio

 Fragmento del comentario publicado en el programa de mano de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires en ocasión de su concierto del 3 de julio de 2000 en el Teatro Colón de Buenos Aires, Argentina.