Inscríbase para recibir nuestro newsletter mensual

Enviar
(* Campos obligatorios.)
images/banners/banner-pedidomateriales3_es_hover.jpgimages/banners/btn_representadas_es_hover.jpg
Seleccione la música que desea escuchar mientras visita nuestro sitio

Diccionario de la escuela
- Nomenclatura alfabética: definiciones y explicaciones
- Serie didáctica

Instrumentos: Guitarra

Categorías: Educacionales

Pedido de Libros

 

Ha sostenido el Maestro que el dominio técnico -sólo artísticamente válido si está al exclusivo servicio del discurso musical- no puede provenir de la repetición inerte de movimientos incontrolados, sino que debe surgir del mandato de la voluntad del intelecto sobre cada uno de los componentes de lo que él ha denominado aparato motor. Al respecto escribió: "La técnica no puede ser nunca un estado irreflexivo. El arte pertenece al dominio del espíritu. La técnica es patrimonio de la razón. De la unión de esos dos elementos nace la manifestación artística, verdadera simbiosis creada por el hombre".

 

            Recurriendo a sus propias palabras: para obtener la necesaria "representación mental a priori de cada uno de los movimientos a emplear", para llegar a esa "selección razonada de los mecanismos más aptos para cada situación que requiera la música", es necesario ampararse en una Teoría Instrumental, en un conjunto de respuestas que forman un todo orgánico y lógicamente estructurado, donde cada uno de los elementos funciona sustentado en la armonía del conjunto. En un proceso que se gestó durante varios años, combinando la experiencia diaria sobre el instrumento con el análisis riguroso de la lógica más pura, Carlevaro creó esa Teoría Instrumental que la guitarra -por su propio desarrollo histórico- requería. Y creándola, revolucionó (en el sentido más literal del término) los principios de la ejecución guitarrística aceptados hasta entonces. Si tuviéramos que ejemplificarlo con pocas palabras, diríamos que anteriormente a sus descubrimientos la actitud mecánica estaba basada únicamente en la acción aislada de los dedos (se llegaba a postular que el brazo izquierdo debía permanecer inmóvil, pegado al cuerpo). En la concepción de Carlevaro, mediante el empleo inteligente y selectivo de las diferentes fijaciones (concepto propio de esta Escuela, desarrollado por primera vez en la historia de la guitarra) se trabaja armónicamente con todo el aparato motor brazo-muñeca-mano convergiendo en la más efectiva tarea final de los dedos.

 

            Hoy en día podemos hablar de una nueva escuela guitarrística creada por Abel Carlevaro y que -venciendo en pocos años iniciales resistencias por desconocimiento o temor al cambio- tiende ya a ser universalmente conocida y más aceptada. Y si podemos hablar de Escuela, es porque su creador no se limitó a elaborar una Teoría Instrumental que la guitarra no tenía, sino que además, mediante su acción pedagógica y sus escritos (Escuela de la Guitarra, Serie Didáctica y serie de Master-Classes) ha logrado que dicha Teoría sea transmisible mediante razonamientos lógicos y que se apoye en una serie organizada de ejercicios y otros elementos didácticos que conducen a su asimilación y a la construcción paulatina de una técnica correcta. Esta “Escuela de Carlevaro” no se basa en la memoria rígida, en la repetición irreflexiva de lo que el Maestro dice. La Escuela es tal porque vive y no se agota, no se cierra sobre sí misma, sino que de su propia vida va extrayendo otras preguntas y elaborando nuevas respuestas en una sucesión dialéctica en la que el propio avance abre nuevos caminos antes insospechados.

 

            En ese proceso creativo, Carlevaro ha asignado sentido nuevo y muy preciso a muchas palabras, cada una de las cuales es expresión de un sistema orgánico de conceptos. Este Diccionario tiene como objetivo preservar dicha precisión en las definiciones que son patrimonio exclusivo del autor, evitando que se deforme el sentido con que las diferentes palabras han sido utilizadas en su Escuela. Debe quedar claro entonces, que el Diccionario no puede sustituir a ninguno de los libros anteriores. Será sí, si se conoce los trabajos previos del autor, un complemento y una ayuda necesaria para una mejor comprensión de esos textos y de las clases dictadas por el propio Maestro Carlevaro o sus discípulos.

 

 

                                                                       Alfredo Escande
                                          Montevideo, julio de 1995

 

Código: B&C 4077

Editor original: BARRY EDITORIAL. Representantes exclusivos para todo el mundo.